Sobre el dolor y la irritación de garganta

Strepsils - Sobre el dolor y la irritación de garganta

1. ¿Qué es exactamente la garganta?

La garganta es el espacio comprendido entre la parte posterior de la boca y la entrada de los aparatos respiratorio y digestivo. Consta de tres partes principales: las amígdalas, la faringe y la laringe.

Se entiende la garganta como la principal vía de entrada de aire y alimentos, siendo un filtro para las bacterias, virus y otros agentes irritantes, que pueden causar daños adicionales, llevando a la inflamación o infección de garganta. 

 

2. Causas del dolor y la irritación de la garganta

Muchas veces el dolor de garganta es un síntoma de infección en la garganta que puede aparecer en una gripe o resfriado. No obstante, existen otros factores que pueden provocar irritación en la garganta causando inflamación y rojez. Estos factores incluyen el humo del tabaco, la contaminación, el esfuerzo de la voz o incluso los cambios de temperatura.

La buena noticia es que existen medicamentos que pueden ayudar a aliviar el dolor de garganta. Consulta nuestra “Gama de productos” para más información acerca de cuál es el medicamento más indicado para tus síntomas.

 

3. Cómo evitar el dolor y la irritación de garganta

¿Cómo vamos a encerrarnos en casa cada vez que nos duela la garganta con el estilo de vida que llevamos actualmente? Por eso, habría que empezar evitando las infecciones de garganta siguiendo estos consejos:

  • Evitar forzar la voz e intentar no exponerse al humo del tabaco, la contaminación o al aire acondicionado, uno de los peores enemigos de la garganta.
  • Respirar por la nariz. Es un filtro excelente de las bacterias y de otros agentes irritantes nocivos y ayuda a calentar el aire que respiramos. Evitar respirar por la boca cuando tenemos la nariz congestionada.
  • Comer bien: las vitaminas de la fruta y las verduras ayudan a reforzar el sistema inmunitario del organismo.
  • Fumar menos y evitar exponerse al humo de tabaco de otros fumadores.
  • No pulverizar ambientadores ni desodorantes cerca de personas o animales; pueden irritar el delicado tejido que recubre la garganta.