Cómo aliviar el dolor de garganta al tragar

 

Puede que no sean graves, pero lo cierto es que las molestias en la garganta suponen una gran incomodidad a la hora de ingerir líquidos, alimentos sólidos o incluso tan solo para tragar saliva. Este malestar puede deberse a distintas infecciones, generalmente, de origen viral o bacteriano, que son las principales responsables de estos dolores y dificultades para la deglución. Estos inconvenientes, más o menos intensos, hacen que las personas afectadas busquen cómo aliviar el dolor de garganta al tragar. Por eso, en este artículo hablaremos de los consejos que podemos seguir para evitar que el dolor de garganta vaya a más. 

 

Cómo aliviar el dolor de garganta al tragar

El grado de dolor que sintamos va a depender de la gravedad de la inflamación que se haya desencadenado, además de las características del alimento o del líquido que pretendamos ingerir. Dependiendo de su intensidad, podemos decidir o no tomar medidas, siempre acudiendo a un médico en caso de duda. Lo cierto es que, aunque el dolor de garganta al tragar puede desaparecer por sí mismo al cabo de unos días sin que nos veamos obligados a utilizar ningún remedio, igualmente es importante que durante este período en el que sintamos las molestias de forma más evidente, sepamos cuidar la zona dañada y, así, podamos realizar nuestras actividades básicas, como comer, beber o, simplemente, tragar saliva, de la manera más cómoda. A continuación, comenzaremos por señalar algunas recomendaciones relativas a alimentos y a bebidas, así como la existencia de algunos medicamentos que pueden ayudar a aliviar el dolor de la garganta.

 

Alimentos para aliviar el dolor de garganta

  • Hidratación continua: el agua y, en general, cualquier líquido constituyen una parte importante del alivio de las molestias de la garganta. Esto se explica porque la deshidratación generada por la falta de saliva y mucosidad natural se relaciona con la hinchazón e inflamación de la zona. Además de hidratarse correctamente, humidificar el ambiente también puede ser de gran ayuda.
  • Tomar miel, limón o jengibre: estos tres ingredientes ayudan a suavizar la garganta, por eso, se recomienda incluirlos en nuestra dieta a modo de infusiones o directamente en las comidas.
  • Evitar la ingesta de comidas y bebidas calientes: esto se debe a que pueden provocar irritación en la zona y, en consecuencia, aumentar las molestias.
  • Dieta blanda: se recomienda basar la alimentación durante estos días en sopas, purés de verduras, frutas, etc., que, no solo se ingieren con mayor facilidad, sino que también proporcionan una hidratación extra.
  • Consumo de vitamina C: la vitamina C, presente en algunos alimentos, ayuda al funcionamiento normal del sistema inmunitario. (1)

Medicamentos para el dolor de garganta

En la actualidad, existen diversos medicamentos que pueden adquirirse sin receta médica en cualquier farmacia y están específicamente formulados para combatir el dolor de garganta, de forma que pueden ayudar a reducir las molestias, el dolor o la inflamación. Un ejemplo es Strepsils con Lidocaína, unas pastillas para chupar que, de forma sencilla y rápida (empiezan a actuar en 5 minutos), ayudan a aliviar la irritación y el dolor de la garganta. En concreto, están indicadas para las infecciones leves de garganta que cursan con dolor y son aptas para niños a partir de los 12 años de edad.

 

¿Cómo puedo prevenir el dolor de garganta?

Podemos mencionar algunas recomendaciones fundamentales para prevenir el dolor de la garganta. Son medidas sencillas que te ayudarán a no sufrir incómodas molestias a la hora de tragar:

  • Cuidado de tu garganta: hay algunas recomendaciones básicas y fáciles de aplicar con el objetivo de mantener cuidada tu garganta y así prevenir las molestias. Aunque son medidas sencillas, es cierto que, en ocasiones, puede resultar complejo seguirlas. Existen tres recomendaciones fundamentales en este apartado. La primera es evitar acudir o permanecer en espacios con una alta densidad de personas y de contaminación, lo que no siempre es posible, ya que utilizamos el transporte público, trabajamos en oficinas o fábricas, etc. Por otra parte, no se debe forzar o usar mal la voz. Hay que evitar gritar o hablar demasiado. La última recomendación básica es no ingerir bebidas demasiado frías.
  • Evitar cambios de temperatura: para proteger nuestra salud y, en concreto, no padecer dolores de garganta, es importante evitar tanto las corrientes de aire como los cambios bruscos de temperatura. Aclimátate al lugar en el que te encuentres utilizando la ropa adecuada. Si es necesario, protege tu cuello con un pañuelo o una bufanda.
  • Vida saludable: con este término hacemos referencia, en este caso, al consumo de una dieta sana y equilibrada que aporte los nutrientes necesarios para una vida saludable.
  • Cuida tu higiene: por último, es imprescindible lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón o, en su defecto, recurrir al uso de productos desinfectantes. De esta forma, evitamos la transmisión de patógenos que puede producirse al tocarnos los ojos, la nariz o la boca con las manos contaminadas.

 

Lee las instrucciones de este medicamento y consulta al farmacéutico. Reckitt Benckiser Healthcare, S.A

 

Fuentes: