Cómo cuidar la garganta irritada

¿Has notado picores o una sensación de ardor en la garganta? Si es así, es muy posible que se encuentre irritada. La garganta es una zona bastante susceptible a secarse e irritarse, pues son muchas las causas y también los factores que pueden dañarla, como los cambios de temperatura, dormir con la boca abierta, las infecciones, las alergias y la exposición a sustancias irritantes, entre otros. Una vez empiezas a notar los síntomas de esta afección, seguramente, te preguntarás cómo cuidar la garganta irritada para recuperarte cuanto antes.

Aunque este tipo de malestar suele mejorar con el paso de los días, también es importante tener en cuenta los cuidados para la irritación de garganta para facilitar el proceso y aliviar los síntomas. Por ello, en este artículo, te damos una serie de recomendaciones tanto para cuidar la garganta irritada, como para aliviar los síntomas derivados.

Cuidar la garganta irritada: recomendaciones básicas

La irritación de garganta es una afección que se puede producir por diferentes razones como tener una infección respiratoria, la exposición a elementos alérgenos y/o irritantes, como el humo del tabaco y los cambios bruscos de temperatura, entre otras causas. Además de esa sensación de quemazón, este malestar puede provocar otros síntomas como dificultad para tragar, dolor de garganta, picores y carraspera.

Aunque esta condición suele desaparecer con el paso de los días, es importante que aliviemos estas molestias con una serie de cuidados para la irritación de garganta. Por ello, a continuación damos una serie de recomendaciones:

  • Descansa todo lo que puedas: el reposo es muy importante para que nuestro sistema inmunitario pueda combatir este tipo de afecciones, especialmente si presentas otros síntomas como fiebre.
  • Abriga tu garganta: es importante que no expongas tu garganta si las temperaturas son bajas, ya que lo único que conseguirás es empeorar. Por tanto, es aconsejable que te pongas una bufanda o un pañuelo en esta zona para mantener una temperatura cálida.
  • Respira por la nariz: muchas veces la irritación de garganta se debe a que tendemos a respirar por la boca. Si ya tienes este tipo de malestar es recomendable que intentes respirar por la nariz porque, además de filtrar algunos agentes irritantes, también consigue calentar el aire.
  • Bebe mucha agua: la falta de hidratación favorece la resequedad y que esta afección empeore. Por ello, es importante que te mantengas hidratado tomando mucha agua al día y algunas bebidas tibias, como tés, infusiones o caldos.
  • Toma alimentos para la garganta irritada: para acelerar la recuperación, también será imprescindible que tomes los alimentos más adecuados. Entre las comidas recomendadas para aliviar los síntomas de este malestar se encuentran las sopas y caldos tibios y las comidas blandas, como los purés y las cremas de verduras. También puedes comer algunas frutas, como el plátano, y verduras y hortalizas hervidas, como la zanahoria, la cebolla y el ajo. Además es bueno evitar aquellos que incrementan las molestias, en nuestro artículo Alimentos que irritan la garganta te explicamos cuáles son. 
  • Haz gárgaras con agua tibia y sal: esta solución salina puede ayudarte a aliviar la irritación de garganta, ya que la sal es un producto que favorece la eliminación de bacterias y otros microorganismos. Procura poner poca sal, pues un exceso podría irritar más la zona y si la mezcla te escuece, opta por otros métodos para conseguir alivio.
  • Utiliza humidificadores: un ambiente demasiado seco en el hogar puede provocar que la garganta se reseque y, en consecuencia, que la irritación empeore. Para evitar esto, es importante controlar la humedad en casa.

Cosas que debes evitar con la garganta irritada

Además de llevar a cabo estas recomendaciones, también será importante que evites hacer algunas de las siguientes cosas:

  • No fumes ni bebas alcohol: ambas sustancias contienen elementos irritantes para la garganta, por lo que su consumo te empeorará.
  • No fuerces la voz: cada vez que hables, estarás dejando que entre aire más frío que la temperatura de tu garganta por la boca y, por tanto, que se reseque todavía más la zona. Además, estarás forzando las cuerdas vocales, lo cual también te hará empeorar.
  • Evita comer alimentos que irritan la garganta: durante los días que te encuentres enfermo, no podrás comer comidas picantes ni alimentos ácidos, ya que agravarán los síntomas. Tampoco podrás tomar alimentos sólidos duros o comidas demasiado calientes o muy frías.
  • Bebidas a evitar: además de las comidas anteriores, tampoco podrás tomar bebidas con cafeína, bebidas con mucho azúcar, lácteos o líquidos demasiado fríos o demasiado calientes.

¿Qué tomar para la garganta irritada?

Además de tener en cuenta las indicaciones anteriores, también podemos optar por medicamentos para la garganta irritada de venta en farmacias, como la gama de pastillas para chupar Strepsils, indicada para adultos y niños a partir de los 6 años (o a partir de 12 años para Strepsils con lidocaína), que cuentan con propiedades emolientes y antisépticas que ayudan a aliviar la irritación de garganta, proporcionando alivio eficaz hasta 2 horas.

Lee las instrucciones de estos medicamentos y consulta al farmacéutico. Strepsils es un medicamento de Reckitt Benckiser Healthcare, S.A.