Cómo prevenir las infecciones leves respiratorias

Las infecciones respiratorias son alteraciones de la salud muy comunes durante los meses fríos del año. Con el mal tiempo, solemos ventilar con menor frecuencia nuestro hogar y los espacios comunes, por lo que la transmisión de virus y bacterias en los espacios cerrados se ve favorecida. Dada la facilidad con la que podemos contraer estas enfermedades causadas por bacterias y, con una mayor frecuencia por virus, a continuación, explicamos cómo prevenir infecciones respiratorias, cómo nos contagiamos, cuáles son las más comunes y cómo se tratan.

¿Cómo se transmiten las infecciones respiratorias?

Para prevenir virus respiratorios es importante conocer cómo se transmiten. En primer lugar, está el contacto directo y cercano con personas enfermas. Cuando tosen, estornudan o hablan expulsan gotitas de saliva. Si estas contactan con ojos, nariz o boca podemos contagiarnos. Otras gotitas pueden quedar en el ambiente durante un tiempo. Además, las manos se contaminan al sonarse o taparse la boca al estornudar o toser. Por eso, también podemos contraer la infección por contacto indirecto a través de objetos contaminados si los tocamos y nos tocamos nariz, boca u ojos.

Infecciones respiratorias más comunes

Además del agente que las provoca, las infecciones respiratorias se pueden clasificar según afecten a las vías respiratorias altas o a las bajas. Estas son las más comunes:

Resfriado común

Congestión nasal, mocos, tos, estornudos, malestar general o dolor de cabeza son los síntomas más habituales del resfriado, que es una infección vírica que no suele prolongarse más de 10 días.

Faringitis

Se trata de la inflamación de la faringe y se caracteriza por dolor de garganta, carraspeo, sequedad, molestias al tragar, ronquera, inflamación de los ganglios del cuello o dolor de cabeza.

Amigdalitis

Es la inflamación de las amígdalas, situadas a ambos lados de la parte posterior de la garganta. Los síntomas incluyen dolor, molestias al tragar, ronquera, dolor de cabeza o inflamación de los ganglios del cuello.

¿Cómo aliviar los síntomas de las infecciones leves respiratorias?

El tratamiento sintomático de las infecciones respiratorias siempre va a depender del tipo de infección. La mayor parte están causadas por virus. Esto quiere decir que no se requiere la administración de antibióticos. Los antibióticos son fármacos de elección para combatir enfermedades bacterianas, pero no funcionan ante virus. Un mal uso de los antibióticos genera resistencias bacterianas y lleva a la pérdida de su efectividad. Por eso solo hay que utilizarlos con receta médica.

Así, el tratamiento más habitual para las infecciones respiratorias de origen vírico consistirá en medicamentos para aliviar síntomas como la tos, el malestar general o el dolor de garganta. En concreto, sobre el dolor de garganta, se estima que los virus son los causantes de entre el 80 y 90 % de los dolores de garganta en adultos[1], por ello si presentas molestias en la zona, irritación, dificultad para tragar e inflamación, puedes administrar un analgésico local. En las farmacias encontrarás distintas alternativas como Strefen Spray, indicado para mayores de 18 años, que cuenta con propiedades analgésicas y antiinflamatorias que alivian el dolor de garganta a partir de 5 minutos tras su aplicación, con una acción de hasta 6 horas.

 

No administrar en caso de úlcera gastroduodenal. Lee siempre las instrucciones de estos medicamentos y consulta al farmacéutico. Strefen es un medicamento de Reckitt Benckiser Healthcare S.A. Si las molestias persisten después de 3 días usando Strefen, empeoran o aparecen nuevos síntomas, consulta a tu médico.

Y si sientes más bien una molesta irritación de garganta, entonces puedes optar por un medicamento como Strepsils Miel y Limón, que combate virus y bacterias al tiempo que ofrece una sensación suavizante para aliviar el dolor de garganta en adultos y niños a partir de los 6 años.

Lee las instrucciones de este medicamento y consulta al farmacéutico. Strepsils Miel y Limón es un medicamento de Reckitt Benckiser Healthcare, S.A

Recuerda que si sospechas que puedes estar padeciendo una infección respiratoria bacteriana, tienes que acudir al médico, pues solo un profesional sanitario puede diagnosticar y tratar este tipo de afecciones.

Cómo prevenir las infecciones respiratorias

Si quieres prevenir las enfermedades respiratorias, sigue estas recomendaciones, sobre todo si convives con una persona enferma:

  • Lávate con frecuencia las manos con agua y jabón o, en su defecto, con gel desinfectante, sobre todo tras tocar superficies potencialmente contaminadas o atender enfermos. Sécate con aire o papel desechable.
  • Ventila todas las habitaciones de la casa al menos 10 minutos al día.
  • Higieniza el entorno, es decir, limpia frecuentemente la casa con especial atención a superficies como pomos o interruptores.
  • Evita en lo posible el contacto cercano con personas enfermas.
  • No compartas comida ni utensilios como vasos, cubiertos o toallas.
  • Tápate la boca al toser y estornudar con un pañuelo desechable y tíralo inmediatamente o hazlo en el hueco del codo.
  • Utiliza mascarilla higiénica.

 

Fuentes:

[1] Worrall G. Acute sore throat. Can Fam Physician. 2007; 53: 1961-2.