Dolor de garganta: causas, síntomas y cómo aliviarlo

El dolor de garganta es un síntoma que a veces puede aparecer junto a gripes y resfriados, aunque también puede presentarse por otras causas como las infecciones bacterianas. Normalmente pasa al cabo de unos días sin necesidad de acudir al médico, sin embargo, es importante conocer sus causas, cuál es el tratamiento oportuno según el caso y ante cuáles síntomas será necesario visitar a un médico para una revisión.

Sigue leyendo, porque en este artículo te explicamos las causas del dolor de garganta más comunes y cuál es el tratamiento oportuno en cada caso.

Causas comunes del dolor de garganta

El dolor de garganta puede aparecer junto a los resfriados y gripes, un tipo de infección viral que suele ocasionar un molesto dolor en la zona que, por lo general, suele remitir al cabo de unos pocos días. Es importante tener claro que cuando la causa es un virus el uso de antibióticos está contraindicado, pues los antibióticos solo están indicados para infecciones bacterianas por lo que no son eficaces para tratar virus.

Además de los resfriados y gripes, otras de las causas frecuentes del dolor de garganta son:

Infecciones virales

Condiciones como la amigdalitis, la faringitis o la laringitis viral, pueden ser responsables de las molestias en tu garganta. Además, otras infecciones como la mononucleosis también pueden causar dolor de garganta, por lo que es importante estar atento a la aparición de otros síntomas y acudir a un médico en estos casos.

Infecciones bacterianas

Aunque menos frecuentes que las virales, las infecciones bacterianas también pueden ser las responsables del dolor de garganta. Condiciones como la faringitis estreptocócica o la amigdalitis bacteriana pueden producir inflamación, dolor y molestias en la garganta que deberán ser atendidas por un profesional médico, quien recetará el tratamiento antibiótico oportuno en cada caso. Recuerda que no debes tomar antibiótico por tu cuenta, acude siempre a un médico.

Otras condiciones

Además de las causas anteriores, el dolor de garganta también puede presentarse por:

  • Alergias
  • Dormir con la boca abierta o respirar por la boca con frecuencia, lo que seca la zona produciendo dolor de garganta al despertar
  • Fumar o respirar frecuentemente en un ambiente con humo de cigarro, polución o agentes químicos
  • Vivir en un ambiente muy seco, lo que puede aumentar la posibilidad de sufrir dolor de garganta con más frecuencia

Tratamiento del dolor de garganta

El dolor de garganta puede convertirse en una condición muy molesta si no la atendemos a tiempo, por eso ante las primeras señales de dolor e inflamación dispones de un medicamento analgésico de acción local. Además, es recomendable observar si aparecen nuevos síntomas.

La gama de Strefen está indicada especialmente para combatir el dolor e inflamación de garganta gracias a su contenido de 8,75 mg de Flurbiprofeno, un analgésico de la familia del ibuprofeno que alivia el dolor y combate la inflamación de forma local. Las pastillas para chupar Strefen miel y limón o sabor naranja, indicadas para adultos y adolescentes a partir de  los 12 años, ofrecen un efecto calmante a partir de 2 minutos, aliviando el dolor hasta por 4 horas.

Por su parte el spray de Strefen, adecuado a partir de los 18 años, actúa a partir de 5 minutos desde su aplicación, con un efecto de hasta 6 horas. No administres estos medicamentos en caso de úlcera gastroduodenal. Lee las instrucciones de estos medicamentos y consulta al farmacéutico.

Si el dolor no disminuye después de 3 días de tratamiento, consulta a tu médico.

Además de administrar medicamentos analgésicos para el dolor de garganta, puedes tomar algunas medidas para evitar que las molestias empeoren, por ejemplo:

  • Mantenerte bien hidratado bebiendo agua a temperatura ambiente, ni fría ni muy caliente. La hidratación te ayudará a combatir la sequedad de garganta, que incrementa las molestias.
  • Evita aquellos alimentos que irritan la garganta y cuida tu dieta para que no empeoren las molestias. En nuestro artículo Qué comer cuando tengo dolor de garganta te explicamos qué ingrediente conviene sumar a tu dieta para disminuir las molestias.
  • Si vives es un ambiente seco, colocar un humidificador en los espacios en los que más tiempo pasas, como la habitación, es una buena forma de mantener la humedad del ambiente y evitar que tu garganta se seque más de la cuenta.
  • Las duchas de agua caliente o los vahos de vapor también son buenas alternativas para aumentar la humedad de tu garganta y reducir las molestias.
  • Evita fumar o estar en un ambiente con mucho humo mientras las molestias persistan.
  • No fuerces la voz y descansa para favorecer una pronta recuperación.
  • Si hace frío recuerda proteger tu garganta con una bufanda y evitar ambientes con mucha calefacción, pues esto reseca la garganta y aumenta el dolor.

Síntomas que indican que debes visitar a un médico

Como hemos explicado anteriormente, algunos dolores de garganta se alivian al cabo de algunos días con la ayuda de analgésicos locales y cuidados básicos. Sin embargo, si presentas alguno de los siguientes síntomas es recomendable acudir a un doctor:

  • Dolor de garganta persistente por más de 3 días a pesar del tratamiento
  • Fiebre
  • Dificultad para tragar o respirar
  • Placas de pus visibles en la garganta
  • Dolor de oído
  • Inflamación de los ganglios
  • Ronquera persistente o que dura más de un par de semanas
  • Dolores de garganta frecuentes

Lee las instrucciones de este medicamento y consulta al farmacéutico. Reckitt Benckiser Healthcare, S.A