Qué alimentos evitar si tengo dolor de garganta

El dolor de garganta puede darse por muchos motivos: por cambios bruscos de temperatura, por infecciones o por alergias, entre otros. Si bien existen múltiples remedios para aliviar las molestias, también debes tener en cuenta que algunos alimentos no favorecen nuestra recuperación, como la comida ácida o picante, la cual puede irritar aún más la garganta, empeorando así los síntomas y el malestar. Por ello, y para que esté bien informado, a continuación te explicamos qué alimentos evitar si tienes dolor de garganta.

Que no debo comer cuando tengo dolor de garganta

Para poder eliminar el dolor de garganta rápidamente es importante prestar atención a nuestra alimentación, dado que algunos alimentos pueden empeorar las molestias e intensificar el dolor de garganta. Algunos de estos son:

Comida dura

Todos aquellos alimentos demasiado sólidos y que cuesten de masticar y/o tragar deberán evitarse, dado que al pasar por la garganta pueden intensificar el dolor y la sensación de raspado. Galletas, frutos secos, zanahorias crudas, cereales, pan o tostadas forman parte del grupo de comida dura que te recomendamos evitar. Eso sí, en caso de que los remojes en leche tibia, como suele ocurrir con los cereales, o los cocines haciendo puré, como en el caso de las zanahorias, podrás ingerirlos sin sufrir mayores problemas.

Fritos

Al igual que sucede con los alimentos duros, la textura de los fritos es contraproducente para el dolor de garganta, dado que pueden molestarnos al ser tragados. Es mejor evitarlos mientras dure el dolor de garganta.

Cítricos

Todos aquellos alimentos ácidos no están recomendados si tienes dolor de garganta. Aunque por todos es conocido que la vitamina C que aportan los cítricos es beneficiosa para aumentar las defensas y combatir un resfriado, no debes olvidar que también pueden irritar tanto las mucosas como la garganta. Evita, por lo tanto, comer naranjas, limones o limas, así como alimentos en conserva como los pepinillos o los fermentados, dado que todos pueden provocar el mismo efecto.

Picante y especias

Si tienes dolor de garganta, la comida picante no te hará ningún bien. La pimienta, el pimentón o el ají, así como el comino, el curry o el clavo de olor pueden convertirse en tus mayores enemigos, provocando una mayor irritación en tu garganta. Durante los días que tengas molestias evita la comida mexicana, oriental o los especiados platos hindúes.

Platos muy calientes

Aunque lo que más apetece cuando te duele la garganta es un té caliente o un buen plato de sopa, te desaconsejamos la comida o bebida muy caliente. Y es que, aunque parece reconfortante es contraproducente para el dolor de garganta dado que puede ocasionar mayor irritación y molestias en la zona. En todo caso, procura que lo que ingieras sea más bien tibio.

Alcohol y café

Las bebidas alcohólicas, el café o los refrescos con cafeína son muy irritantes para la garganta, por lo que, de ingerirlos, los síntomas podrían empeorar. Aunque estos líquidos se tomen junto con hielo, el cual ayudaría a desinflamar la zona, se trata de bebidas estimulantes que no te favorecerán en tu periodo de recuperación, en el cual es aconsejable que hagas reposo.

Remedios para aliviar el dolor de garganta

Ahora que ya conoces qué alimentos debes evitar si tienes dolor de garganta, es el momento de presentarte los remedios para aliviar las molestias que ocasiona esta dolencia.

Hay una serie de alimentos que pueden ayudarte a combatir el dolor de garganta y mantenerte hidratado, como los siguientes:

  • Té con limón
  • Té con jengibre
  • Té con eucalipto
  • Té con menta
  • Leche con miel

Aparte de todo lo mencionado anteriormente, también puede serte útil seguir esta serie de recomendaciones para aliviar tu dolor de garganta:

  • Hacer gárgaras con sal marina: la sal tiene grandes propiedades antimicrobianas, lo que ayudaría a combatir la infección de garganta, en caso de que ese fuera el motivo de tu dolor.
  • Descansar bien: el reposo es uno de los aspectos más fundamentales a la hora de recuperarnos de cualquier tipo de dolencia. Ten presente que tu sistema inmunitario estará más débil y que necesita un esfuerzo doble para combatir la infección, por lo que es importante estar tranquilos y descansar esos días.
  • Proteger tu garganta: es muy importante proteger tu garganta de la exposición del frío o los cambios de temperatura con la ayuda de una bufanda o un pañuelo.
  • Descansar la voz: es mejor no forzar la voz durante el tiempo de recuperación, ya que al hablar entra aire por la garganta, lo que podría irritarla aún más.

Además de cuidar la alimentación, puedes optar por medicamentos que te ayuden a sentirte mejor, como las pastillas para chupar Strepsils con lidocaína, que gracias a su acción antiséptica combate las bacterias. Por otro lado, la lidocaína es un anestésico local que alivia el dolor de garganta de forma rápida y efectiva. Este medicamento está indicado para adultos y adolescentes a partir de 12 años.

Lea las instrucciones de este medicamento y consulte al farmacéutico.

Reckitt Benckiser Healthcare, S.A