Mucosidad en la garganta: causas y cómo eliminarla

Presentar mucosidad en la garganta es una de las molestias más incómodas y a la vez más frecuentes. Este problema puede aparecer debido a una enfermedad de las vías respiratorias altas o, sobre todo, a un resfriado común. Esto sucede porque durante una infección, la mucosidad aumenta con el propósito de luchar contra los agentes que están produciendo dicha infección y para eliminarlos lo antes posible. Existen muchas causas por las que puede aparecer flema en la garganta y según la causa, se presentarán unos síntomas u otros. Seguro que quieres deshacerte de esta molestia indeseada cuanto antes, por ello, en este artículo te mostramos cómo hacerlo.

Causas de la mucosidad en la garganta más comunes

Las causas que llevan a la aparición de mucosidad en la garganta pueden variar desde algo sencillo de tratar, como un resfriado común, hasta una enfermedad más complicada, como una bronquitis crónica, donde la mucosidad no desaparecerá hasta un largo tiempo. A continuación, te explicamos cuáles son las causas más frecuentes de la flema en la garganta:

  • Infecciones virales: algunas infecciones virales como un resfriado, una gripe, la mononucleosis o virus comunes producen que el moco aumente para que el virus causante de la infección produzca el menor daño posible en tu cuerpo.
  • Infecciones respiratorias: las infecciones respiratorias como la sinusitis, faringitis, amigdalitis, bronquitis y neumonía producen también un exceso de moco para impedir que la bacteria o virus causante prolifere. En estos casos, la mucosidad puede durar incluso semanas.
  • Resfriados: seguro que has experimentado un resfriado alguna vez, sobre todo, cuando se producen cambios bruscos de temperatura o en invierno, ya que es más frecuente en esta época del año. Durante el resfriado, la nariz se llena de mucosidad y sientes una extraña sensación de ahogo debido a la producción de moco por parte de las vías respiratorias, las cuales se inflaman y producen moco para ayudar a absorber el virus y los patógenos que han penetrado en tu cuerpo.
  • Alergias: cuando se produce una reacción alérgica, también reacciona tu sistema inmunológico, que libera anticuerpos para protegerte frente un alérgeno presente en el aire que has inhalado. Como consecuencia, aumenta la mucosidad con el fin de eliminar los agentes que han penetrado en tu cuerpo. No existe ninguna infección de garganta por culpa de una alergia, pero se producen molestias debido a la acumulación de moco en la garganta que produce el goteo post-nasal y que se experimenta frente una reacción alérgica.
  • El tabaquismo: si eres fumador, entonces tienes más riesgo de que aparezca flema espesa en tu garganta debido a la inflamación de las mucosas que envuelven la garganta y la nariz. Es por ello que, si no quieres experimentar una constante acumulación de moco espeso en tu garganta, tal vez sea un buen momento para planteare empezar a dejar de fumar.
  • Factores ambientales: si vives en un ambiente frío o con aire seco, es normal que tu cuerpo reaccione produciendo moco para mantener la humedad en las membranas nasales. Además, las sustancias irritantes como el humo de un coche, el humo del tabaco o cualquier contaminación ambiental que puedas inspirar va a hacer que la producción de moco aumente para eliminar dichas sustancias, ya que son perjudiciales para tu organismo.

Cómo eliminar la mucosidad en la garganta

La mucosidad, además de una acumulación de flema excesiva, puede conducir a otros molestos síntomas, como carraspeo, tos, irritación de garganta y sensación de tener algo molesto atorado en la misma.

Existen una serie de recomendaciones que puedes llevar a cabo,  para reducir la flema en la garganta:

  • La vitamina C es una buena opción frente a dolores de garganta que conllevan a la formación de mucosidad en la garganta, ya que ayuda al sistema inmunológico a combatir y eliminar el agente causante. Puedes ingerir alimentos o suplementos que contengan esta vitamina. Algunos alimentos que contienen vitamina C son: fresas, papayas, brócoli, coliflor o tomate.
  • Mantén el calor en tu garganta si vas a salir a la calle y hace frío o viento. Cubre el cuello con una bufanda para evitar que el problema empeore.
  • Toma alimentos líquidos y calientes como sopas, ya que te ayudarán a suavizar e hidratar tu garganta.
  • Evita alzar la voz y, sobre todo, evita el tabaco.
  • Puedes hacer gárgaras con agua tibia y sal para aliviar la inflamación e irritación de garganta. La sal, gracias a sus propiedades antimicrobianas, te será de gran ayuda.
  • Haz reposo para que tu sistema inmunológico pueda combatir la causa de este problema lo antes posible.

Si la mucosidad en la garganta es constante o tan intensa que te dificulta respirar adecuadamente, así como si observas aparición de pus en la garganta, fiebre, inflamación de las amígdalas o una flema abundante y de color verde, no dudes en acudir al médico.